Logopedia

0 comentarios

NOTA: (Las actualizaciones se irán publicando al final de cada página con el fin de seguir un orden lógico)

Definimos logopedia como la ciencia interdisciplinar que estudia los procesos evolutivos del desarrollo de la comunicación para detectar y prevenir posibles retrasos o alteraciones del lenguaje. Su implicación pedagógica radica en intervenir en la evaluación y en el tratamiento de las alteraciones relacionadas con la audición , la voz, el hablar y el lenguaje.

La logopedia aplicada en el contexto escolar es denominada "logopedia escolar".
El logopeda escolar o más apropiadamente denominado maestro especialista en Audición y Lenguaje, es el especialista en lenguaje con un alto nivel de conocimientos en cuanto a las alteraciones del lenguaje oral y del lenguaje representativo que pueden darse en el niño, e interviene en el tratamiento dentro dle marco escolar.

El Maestro de Audición y Lenguaje es el especialista que, en coordinación con los demás profesionales de la educación, proporciona la ayuda específica a los niños que presentan dificultades en el habla y/o en el lenguaje, dentro de los centros escolar de educación especial y ordinarios (públicos y privados).

Ante la imposibilidad de poder clarificar ciertas alteraciones del lenguaje, el logopeda escolar debe pedir la colaboración e información de los especialistas en lenguaje con ubicación en centros de rehabilitación y servicios hospitalarios (logopedia clínica). La estrecha relación entre la logopedia escolar y la logopedia clínica favorecerá los progresos del niño dentro del marco escolar.


LA LOGOPEDIA ESCOLAR EN EDUCACIÓN INFANTIL Y PRIMARIA

Las situaciones propicias para una actuación preventiva de niños con posibles dificultades de lenguaje se sitúan en el contexto familiar y en el escolar.
En el contexto escolar la demanda de observación de niños que presentan dificultades en el lenguaje oral se presenta en dos momentos precisos: alrededor de los tres años, coincidiendo con le inicio del segundo ciclo de Educación Infantil, y alrededor de los seis años, coincidiendo con el primer cursos del Ciclo inicial de Educación Primaria.

Pero, ¿qué sucede exactamente en cada etapa?

A los tres años, en el inicio del segundo ciclo de educación infantil, el niño se enfrenta a interlocutores nuevos y realiza evidentes esfuerzos para mejorar la comprensibilidad de su habla. Es al momento de demostrar su desarrollo evolutivo del lenguaje relacionándolo con otros niveles como el intelectual, el emocional, el psicomotor y el social. A esta edad han desaparecido las dificultades para pronunciar diptongos y se produce un significativo progreso en las consonantes, aunque se presentan errores en grupos consonánticos.

El niño desarrolla también la discriminación fonética, mejora la construcción gramática y comprende el ¿dónde?, ¿por qué?, para qué? y alcanza un predominio del vocabulario concreto.
Respecto al aprendizaje de las frases, es capaz de respetar el orden de los elementos sintácticos.

Hacia los tres años y medio comienza a utilizar pasados verbales e intenta generalizar verbos irregulares cometiendo errores que se mantienen hasta los cinco años.
Las oraciones subordinadas aparecen hacia los cuatro años y las frases en voz pasiva son poco frecuentes hasta que el aprendizaje se realice en la etapa escolar correspondiente.

A los cuatro o cinco años los niños terminan de completar su repertorio de sonidos y tienen que haber adquirido un lenguaje organizado. A estas edades son capaces de contar lo que han hecho, de pedir lo que desean y de participar en una conversación.
A partir de los cuatro la calidad y la frecuencia de las conversaciones se van desarrollando, con un ritmo bastante diferente según los niños. Nunca será suficiente insistir en la importancia pedagógica de la conversación, es decir, del intercambio libre basado en el diálogo (Juárez y Monfort, 1989).

Es a partir de los cinco años, cuando padres y maestros manifiestan gran preocupación al observar posibles alteraciones del lenguaje oral, al hacer comparaciones con otros niños de la misma edad. Por lo tanto, durante la educación infantil, hay que prestar atención a ciertos comportamientos que puede tener el niño cuando ya se sospecha de un posible retraso del lenguaje oral:
*miedo a hablar y bloqueos ante cualquier demanda
*no saber escuchar
*no reclamar la atención del adulto
*no comprender órdenes sencillas
*no saber imitar o realizar juegos vocálicos
*etc.

El niño que presenta posibles riesgos en el lenguaje oral debe ser observado para captar los progresos de su maduración global. Pueden ser aquellos niños a los que les cuesta adaptarse a nuevos ambientes, como es el escolar. O son aquellos niños que ya sufren un deterioro en su desarrollo por la presencia de alteraciones orgánicas, neurológicas, intelectuales; o que se derivan de una deficiente adquisición por modelos ausentes o inadecuados o por falta de interacción verbal familiar.

Es durante los 5 años, en educación enfantil, cuando se detecta de forma evidente si existe algún retraso o alteración en el habla y/o lenguaje. Hay que llevar a cabo una observación directa para llegar a diagnosticar la posible alteración de lenguaje oral.

Es el momento de no dejar pasar el tiempo y de dar la ayuda o intervención logopédica adecuada, dependiendo de la gravedad, para poder mejorar antes de comentar el primer curso de Educación Primaria.

Resulta mucho más fácil ayudar al niño a establecer su lenguaje durante sus años de desarrollo que reeducarlo cuando, ya pasada la edad de cinco años, el lenguaje distorsionado ha quedado marcado en otros procesos de aprendizaje.
Por consiguiente, durante la educación infantil, nos encontramos en el momento de una actuación preventiva.
Hay que favorecer la interacción verbal entre maestros-niños a través de una eficacia comunicativa y educativa, de manera natural y sabiendo intervenir verbalmente.
Es preciso favorecer la interacción verbal dentro del aula a través de la aplicación de programas de lenguaje oral y permitir a los niños tener una participación activa en su propio aprendizaje.

La etapa de los seis años marca el paso de la educación infantil a la educación primaria.
Es el principio de la enseñanza forma. El niño se encuentra con nuevos aprendizajes, principalmente el del lenguaje leído y escrito, lo que implica un dominio suficiente del lenguaje oral.

A los seis años el niños alcanza la articulación correcta de los fonemas, la comprensión de términos que entrañan comparación, la comprensión de contrario y cuenta con un vocabulario que llega a comprender el lenguaje socializado.
sin embargo, es difícil especificar cuándo termina el aprendizaje de las estructuras gramaticales de su lengua.


Para algunos estudiosos, las estructuras básicas del lenguaje, quedan del todo adquiridas a las seis-siete años (Rondal y Seron, 1991). Para otros, no quedan consolidadas a esta edad y el nivel de competencia y ejecución del lenguaje no ha finalizado, sino que se prolonga durante toda la escolaridad, como una de las bases fundamentales de su desarrollo futuro (Triadó y Forns, 1989).

Si a la edad de seis años el niño no ha adquirido las habilidades básicas del sistema de lenguaje en sus diferentes componentes (fonológico, morfosintáctico, semántico y pragmático), nos encontramos con alteraciones de la palabra y/O del lenguaje.

Los niños con dificultades se diferencian de manera muy marcada de los niños que no las tienen, al presentar problemas en el proceso de asimilación de los aprendizaje escolares.
Ante la petición o motivo de consulta, el logopeda realiza una valoración inicial del niño o grupo de niños, a partir de observaciones consideradas como "screening", es decir, exploración o investigación, para comprobar y comparar qué es lo que pasa en aquella situación (individual o grupa), si el nivel se ajusta a lo que cabe esperar o, de lo contrario, necesita una exploración más completa.

Para llevar a cabo una exploración logopédica más completa es preciso conocer las bases de la construcción del lenguaje oral que permitirán valorar las manifestaciones que determinan las alteraciones del lenguaje.


ALTERACIONES MÁS COMUNES EN EL ÁMBITO EDUCATIVO

PARA DESCARGAR:

Trastornos del lenguaje



Cada día es más frecuente encontrarse niños con numerosas dificultades lingüísticas al comenzar su escolaridad. Determinar cuáles son las patologías del lenguaje más frecuentes en el marco escolar no es una tarea sencilla, dada la gran variabilidad existente y la escasez de estudios epistemológicos.

No obstante, autores como Del Río y Bosch, plantean que las alteraciones del lenguaje oral más comunes en el entorno escolar son las siguientes: los retrasos globales del lenguaje oral, los trastornos de la articulación, la pobreza general del lenguaje oral, las pérdidas auditivas, el tartamudeo infantil y el mutismo electivo.

Atendiendo a la mencionada clasificación, podemos decir que un niño con un retraso global en el lenguaje oral manifestará un evidente retraso en su lenguaje expresivo, respecto a su edad cronológica, a la vez que una "adecuada" capacidad de comprensión (si no real, al menos aparente). Es frecuente que su detección pase desapercibida en el ámbito familiar y se realice en el centro escolar, ya que tanto el lenguaje expresivo como el receptivo de estos niños acostumbra a ser suficiente para su entorno más inmediato.

Sin niños que generalmente, para hacerse entender y para comprender el entorno más cercano utilizan soportes extralingüísticos (gestos, miradas,...) para compensar sus dificultades.

Un segundo grupo de alteraciones con una elevada incidencia a nivel escolar son los trastornos de la articulación,  aunque quizás sería más correcto hablar de dislalias. Si utilizamos el término trastornos de la articulación, deberíamos incluir también alteraciones de la articulación tales como la disglosia (alteración anatómica de los órganos articulatorios) y la disartria (alteración de origen neurológico) que no son tan frecuentes en el ámbito educativo.

En tercer lugar se sitúa la patología lingüística denominada pobreza general del lenguaje oral. Con esta terminología se refieren a aquellos niños con pobreza lexical, expresión oral simplista y repetitiva, sintaxis incorrecta, dificultad para expresar ideas abstractas o complejas y graves dificultades para comportarse verbalmente de manera adecuada en situaciones sociales. Enumerar las peculiaridades lingüísticas del niño con pobreza general del lenguaje oral hace pensar que estos autores, con dichas manifestaciones, se están refiriendo a la disfasia infantil o a situaciones de deprivación ambiental.

Para ellos, otra de las alteraciones más comunes en el entorno escolar son las hipoacusias o pérdidas auditivas. Estos niños, dependiendo del grado de la pérdida auditiva, manifestarán mayores o menores repercusiones lingüísticas y conductuales. Algunas de las manifestaciones más frecuentes den estos niños son: irritabilidad, dificultad para seguir órdenes, problemas de conducta, dificultades para el aprendizaje, retraso en el lenguaje, problemas articulatorios (dislalia audiógena), etc.

En cuanto al tartamudeo infantil, hay que mencionar que dicho trastorno de la fluidez verbal tiene una relativa frecuencia en el contexto escolar. Aquí habría que diferenciar entre la tartamudez evolutiva (proceso normal en el desarrollo del niño, que tiende a desaparecer con el tiempo) y la tartamudez patológica o disfuncional (e auténtico tartamudeo).

Y finalmente, tenemos que mencionar otra alteración del lenguaje, común en el entorno escolar, a juicio de los autores que venimos citando. Según los mismos, el mutismo electivo es un trastorno grave de la comunicación que se inicia habitualmente antes de los 5 años de edad y que tiende  asociarse con frecuencia al ámbito educativo.

Una característica común en estos niños es que manifiestan un lenguaje normal en su entorno familiar, mientras que en el contexto escolar no se expresan verbalmente. El mutismo electivo, aunque suele durar solo unos pocos meses, puede persistir más tiempo, incluso años.

Entre sus manifestaciones, atendiendo al Manual de Diagnóstico de los Trastornos Mentales (DSM-IV, 1995), destacan la incapacidad persistente por parte del niño para hablar en situaciones sociales específicas (por ejemplo, en la escuela, con los compañeros de juego) cuando es de esperar que hable, pese a hacerlo en otras situaciones. Esta alteración interfiere ene l rendimiento escolar y no se limita exclusivamente al primer mes de la escolarización del niño.

El mutismo electivo tiende a asociarse a síntomas tales como la timidez excesiva, retraimiento, aislamiento, ansiedad, fobia social y rabietas. Según el mencionado DSM-IV, aunque estos niños suelen poseer unas habilidades lingüísticas normales, ocasionalmente puede presentar como sintomatología asociada un trastorno de la comunicación (fonológica, expresiva del lenguaje o expresiva-comprensiva) e incluso una enfermedad médica que cause anomalías articulatorias.

Dejando al margen las distintas clasificaciones existentes, pasamos a describir brevemente aquellas patologías que consideramos más comunes en el ámbito educativo, una vez revisada la bibliografía al respecto y tras un sondeo exploratorio realizado en centros escolares extremeños a través de sus especialistas en Audición y Lenguaje:

  • Retraso simple y moderado del lenguaje.
  • Dislalia infantil.
  • Disfonía infantil.
  • Disfemia infantil.
  • Lectoescritura.
  • Afasia congénita y adquirida.
  • Déficits auditivos.


(Continuará)
Share this article :

Publicar un comentario en la entrada

Los más vistos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Blogs amigos

 
Support : Grupo Delecluse | Luis Chávez | Delecluse International
Copyright © 2012. Atendiendo Necesidades - All Rights Reserved
Template Created by Grupo Delecluse Published by Grupo Delecluse
Proudly powered by Blogger